Amantes del ciclismo conectados

Tenemos 1872 invitados conectado(s)

Más noticias de Colombia y el Mundo
back_separt 

ImageEl Sol-er seguirá brillando

Por segundo año consecutivo, el talento, clase, valor y profesionalismo del formidable ciclista  colombiano Mauricio Soler se estrellan contra el infortunio en una de las máximas citas mundiales de este deporte: El Giro de Italia.

Luego de un 2008 marcado por las caídas, fracturas, operaciones, enfermedades, Soler enfrentó y superó uno por uno los diversos incidentes que aparecieron y con total entrega y meticulosidad preparó su retorno para la temporada 2009, convencido, él y todos los que le acompañan en su camino, de volver a encontrar su puesto al lado de las estrellas de este deporte, por el cual comenzó a transitar en el deslumbrante 2007 y en la cita ecuménica del ciclismo, el Tour de Francia.

Todo indicaba que así sería y fue gracias a sus acciones que el equipo al que pertenece (Barlworld ) se ganó el tiquete de invitación al Giro del Centenario. Soler aparecía en todos los análisis  y  pronósticos, como hombre protagonista, especialmente aguardando los episodios montañosos de la ronda italiana.

Como si alguna pena estuviese pagando, como si una maldición lo persiguiese, no bien comenzó el Giro cuando en su segunda etapa ya registrábamos en nuestra pagina la violenta agresión de que era víctima , proveniente te de los integrantes del equipo High Road  y su propio líder Mark Cavendish , agresión que dejó como saldo una aparatosa caída de Soler y por lo menos 20 corredores mas lo que conduciría a un golpe en la rodilla que finalmente se tradujo en una insoportable  tendinitis,  de los enemigos mas temidos por los practicantes del ciclismo.

A pesar de todo, Soler intentó dominar el dolor y en la primera semana de carrera estuvo a punto de ganar la tercera etapa. Además  fue sexto junto a los ases en el segundo lance montañoso , hasta que apareció el dolor insoportable , la imposibilidad de pedalear como es necesario y ya en la gran etapa Contra Reloj, Soler y los suyos supieron que hasta ahí habían llegado su historia,  ilusiones, sueños e intenciones de brillar como en Francia 2007.

Lo que siguió ya fue un calvario hasta el Domingo en la " etapa reina " cuando Mauricio decidió poner pie a tierra y en medio de la amargura subir al coche acompañante para terminar la etapa- y el Giro- como ningún ciclista  quiere hacerlo pues realmente se sacrifican para lo contrario.

Así las cosas, hoy no se puede sino aceptar con entereza, madurez y realismo lo que ha venido sucediendo en los últimos dos años. Soler no se ha buscado las caídas, no ha querido fracturarse porque le guste el quirófano, no está queriendo enfermar para darse gusto. Por el contrario, se trata de un hombre joven (26 años) que tiene que cuidar su salud e integridad pues apenas está llegando a la  "edad de oro" del ciclista y muchas cosas están por suceder en su futuro.

Con su retiro, no hace sino volver a los cuidados necesarios para recuperarse y replantear el final de esta temporada, posiblemente en la Vuelta a España. A pesar del abandono de Soler, el Giro ha continuado, el ciclismo no se acaba y menos aún,  la carrera deportiva de este gran pedalista al que hay que proteger y acompañar en los momentos difíciles, que tal vez han sido mas numerosos que los momentos de alegría.

Pero Mauricio, su familia y hasta el fiel Aquiles, pueden esperar con paciencia y tranquilidad el retorno de este grande del ciclismo, en la certeza de que muchos días nos aguardan para  seguir viendo brillar el Sol- Er, que tantas satisfacciones ya nos ha brindado y nos seguirá brindando. Seguro.


blog comments powered by Disqus